Lactancia


sábado, 10 de enero de 2015

Lactancia después de la reincorporación al trabajo

Lactancia después de la reincorporación al trabajo


La leche materna es el alimento idóneo para el bebé porque contiene todos los elementos nutritivos para su desarrollo, el bebé la digiere fácilmente, protege de las infecciones y de las alergias. Y además y no menos importante estrecha los lazos materno filiares, no apacigua solamente el hambre del bebé sino que responde a la necesidad innata del niño de sentirse al abrigo y al calorcito de su madre. A experimentar la ternura y el cariño y a su vez sentirse protegido. Está demostrado que estos momentos y esta relación con la madre son de vital importancia para el desarrollo psicológico del pequeño.

Actualmente la mayoría de los pediatras recomiendan la lactancia exclusiva hasta los 6 meses de vida y a partir de esta edad ir introduciendo nuevos alimentos y no antes. Podríamos decir que esto ya es un paso en favor de la lactancia materna, pues hasta no hace muchos años (nuestras madres lo hacían) los alimentos sólidos (papillas de cereales y fruta) empezaban a darse con sólo 3 meses para complementar a la leche. Aunque una cosa no quita a la otra, es recomendable que la introducción de alimentos sólidos en la dieta del bebé se acompañe al menos al principio de la leche materna. 

Si bien cuando la madre trabaja fuera de casa la cosa se complica. Desgraciadamente tenemos una de las bajas maternales más corta de Europa y con sólo 4 meses de baja aunque rasquemos de aquí y de allá días de vacaciones y juntemos el permiso de lactancia sigue siendo muy escaso. Pero todo es posible, con empeño, es cuestión de organizarse, extrayendo la leche en los momentos de descanso por ejemplo por la mañana o por la noche al llegar a casa. 
Para saber las pautas de almacenamiento de la leche a mí me sirvió una web muy interesante en la que se explica todo al detalle, os dejo el enlace:http://www.laligadelaleche.es/lactancia_materna/almacenamiento.htm

Lo más importante para las que trabajáis fuera de casa es saber que la leche puede conservarse varios días en buen estado en la nevera o refrigerador y hasta 3-4 meses en el congelador, así que podéis extraerla con un sacaleches o incluso manualmente (yo lo hacía así, compré un sacaleches y al final no lo usaba porque era más fácil y más rápido sacar la leche con mis propias manos y menos engorroso, ya que no tenía que fregar luego todos los cacharros). 
Lo ideal es extraer un poco de sobra para tener en el congelador en caso de emergencia y sacar en el mismo día la que se vaya a tomar el bebé, si la dejamos en la nevera la persona que cuide del bebé mientras estamos trabajando podrá darle la leche en un biberón. 

 La reincorporación al trabajo puede ser un momento muy difícil y estresante pues al fin y al cabo supone una separación con el bebé con el que hasta ahora pasábamos todo el día. Como todo hay que tomarlo con calma y no venirse abajo, si lo hacemos así probablemente podamos seguir con la lactancia sin ningún problema. 
 ¡A todas las mamás que tienen que reincorporarse al trabajo después de la baja, ánimo y a seguid disfrutando de la bendición que supone ser madres! 

Anabel de www.lacestitadelbebe.es

Primeros días de Lactancia

Consejos para embarazadas acerca de lactancia en los primeros días (desde mi experiencia como madre primeriza para otras madres primerizas)

Si estas embarazada posiblemente a estas alturas ya tienes claro que quieres darle el pecho a tu bebé cuando nazca.

Yo desde el primer momento tuve claro que quería darle el pecho, más que un deseo para mí era simplemente no privar a mi pequeña de ese derecho innato con el que nacen todos los bebés. Ya no solo el derecho al alimento más natural, nutritivo y beneficioso que se le puede dar a un recién nacido sino también al derecho al contacto físico con mamá, al cariño y al calorcito que tanto les reconforta a ellos y a las mamás también.

Lo más importante en estos primeros días es no agobiarse. Lo mejor es simplemente dejarse llevar por lo que a una le parece y no dejarse agobiar por los consejos de mamá, de la suegra, de la enfermera...todo el mundo parece saber mejor que tú en que posición tienes que poner al bebé, cuantas tomas debe hacer, cada cuanto tiempo, cuanto tiempo en cada pecho...para mí el mejor consejo es no hacer caso de tantos consejos!!

Aunque está bien estar informado de todo por supuesto. Seguramente en las clases de preparación al parto os darán buenos consejos sobre este tema. Algo que me agobiaba a mí un poco es si sabría poner al bebé en la posición correcta para que succionase bien la leche. Los primeros días quizá anden un poquito despistados aún y les cueste un poquito más agarrar el pecho con fuerza, por eso al principio tal vez sea conveniente agarrar el pecho con la palma abierta y el pezón entre los dedos para ayudar a colocárselo en la boquita. Os dejo unas imágenes muy ilustrativas acerca del agarre del pezón. Es importante que el bebé succione en la posición correcta para que pueda obtener la leche sin tanto esfuerzo y para evitar la aparición de las dolorosas grietas que pueden aparecer en estos primeros días.




Pero tranquilas no os agobiéis con esto, normalmente ellos solos van buscando la mejor forma de obtener la leche, así que lo más fácil es preocuparse sólo de que los dos estéis cómodos y que el bebé este en una posición que le permita llegar a succionar bien.

Para estos primeros días os recomiendo que os compréis una cremita para las grietas de los pezones ya que es posible que aparezcan a pesar de todo. En mi caso mi peque pasó la primera noche sin mamar, ya que estuvo la primera noche en observación con óxigeno, creo que por esta razón estuvo muy hambrienta durante la segunda noche y como pasé toda la noche con ella en el pecho, aunque a mí en aquel momento  me parecía que mamaba en la posición correcta (probablemente no fuera así) a pesar de eso y de tanto succionar hasta que subió la leche también me salieron grietas. Yo cometí el error de no comprar esa crema y llevarla al hospital y en casa seguí el consejo de mi madre y utilicé lo más natural, aceite de oliva. Si el aceite de oliva es hidratante y mal no va, pero por favor comprar una crema con aceite de caléndula y en unos días notaréis mucha mejoría, yo compre más tarde en la farmacia una que se llama Halibut de laboratorios Grupo Uriach y la verdad que fue mano de santo, aunque supongo que cualquier otra con aceite de caléndula y aloe vera puede estar bien.

Otra de las cosas que no llevé al hospital fueron los discos de lactancia, ¡absolutamente imprescindibles! En este caso me dejé llevar por el consejo de mi matrona de la preparación al parto, que aunque nos asesoró muy bien en todo y sus clases fueron muy ilustrativas, en este caso se equivocó. Nos dijo que no eran necesarios, que las madres sólo los llevan por estética por si acaso la ropa se mancha con una gotita de leche. Una gotita!!cuanto me acordé de esto en el hospital cuando la primera noche de subida de la leche tuve que envolverme en una toalla y amanecí de madrugada completamente empapada.
Por eso os recomiendo que llevéis al hospital un par de sujetadores o tres lo más cómodos posible, ya que si os pasa como a mí, tendréis que dormir con ellos. Yo había comprado varios de estos de lactancia muy bonitos con aros que se desmonta la parte de delante, de Woman Secret muy monos, pero muy incómodos para dormir cuando tienes los pechos duros e hinchados de leche. Más tarde compré unos sujetadores de estos sin costura, lo mejor, aun hoy los llevo a todas horas.

Y lo que decíamos discos de lactancia y que sean absorbentes, para mí y he probado varias marcas (Suavinex,Nuk,Auchan) los mejores son los de Chicco, posiblemente sean un poco menos estéticos porque quedan como un poco arrugados hacia el exterior, pero son con diferencia los más absorbentes y la fibra no pica y es muy cómoda (los de Alcampo picaban), además son anti bacterias. Ahora después de 15 meses, he descubierto en la farmacia que hay una especie de discos de silicona que los colocas como una copa en el pecho y recogen la leche, luego se vacían, se lavan y se colocan otra vez, me dijo la farmacéutica que son muy cómodos y prácticos ahora que yo no los he probado, puede ser una alternativa cómoda, ecológica y barata.

Seguramente os habrán ya advertido que tras el parto en los primeros días del bebé, pierde peso, así que no os angustiéis si esto pasa, es completamente normal y no es que no sepáis darle el pecho o que no tengáis suficiente leche. Mi consejo es que seáis pacientes y no os exijáis más de lo que podías dar, casi todas las madres en principio pueden dar el pecho sin problemas. En mi caso el pediatra vino al segundo o tercer día y me dió un refuerzo de biberones para la niña porque ¡¡había perdido casi 300gr!!, teniendo en cuenta que la primera noche no mamó y la leche suele subir en torno al segundo día, entiendo que es completamente normal esa pérdida de peso, pero si es tu bebé y te lo dice un pediatra esto asusta. No obstante en este caso recordé que había leído y me habían enseñado en las clases de preparación al parto que esto es completamente normal y que no conviene ofrecer al bebé en estos primeros días biberones de leche ni suero porque esto hace que se sacie sin esfuerzo y no se moleste en mamar y me salté la recomendación del pediatra, no le di ni un solo biberón y seguí insistiendo con el pecho hasta que la niña se encontraba saciada y fue recuperando rápido el peso sin otra ayuda que el pecho.

Resumiendo, lo más importante de todo es no agobiarse en estos primeros días y dejarse llevar sólo por lo que a una le dicta su corazón y poco a poco todo irá saliendo bien! Buena suerte y enhorabuena a todas las mamás y papás primerizos!!

Y como no, os recordamos la dirección de nuestra tienda por si queréis echar un vistazo que tenemos cosas muy cucas: www.lacestitadelbebe.es




No hay comentarios: